Hélio Castroneves se pasa al IMSA con Penske, pero hará la Indy 500

El piloto brasileño, triple ganador de las 500 millas de Indianápolis, dejará de competir en IndyCar tras 20 años.

Será una de las estrellas de Penske en su nuevo programa con el prototipo DPi de Acura.

Castroneves seguirá compitiendo en la Indy 500 en pos de su cuarta victoria.

Tras 20 años compitiendo en IndyCar, 18 de ellos con el Team Penske, Hélio Castroneves pasa página. Este miércoles, Penske ha confirmado que el piloto brasileño, de 42 años, dejará de competir en la categoría que le ha lanzado al estrellato en el mundo del automovilismo, para pilotar en el nuevo programa del equipo en el campeonato de resistencia IMSA en 2018. Allí, estará al volante del Acura ARX-05, el nuevo prototipo de la clase Daytona Prototype International (DPi) que la división de lujo de Honda en Estados Unidos pondrá en pista desde el próximo año.

Castroneves ya tuvo la oportunidad de pilotar el coche en un test en Road Atlanta el pasado 20 de septiembre y, pese a sufrir un fuerte accidente en la primera curva, efectuará su debut en la categoría en ese mismo circuito este fin de semana, durante la disputa de la Pétit Le Mans, junto a Simon Pagenaud y Juan Pablo Montoya: "He tenido la suerte de conseguir muchos de mis objetivos personales con Penske. Ayudar a Roger, el equipo y a Acura a empezar este programa, y consolidarlo desde el principio será otro gran desafío, y una gran oportunidad en mi carrera", ha declarado el piloto brasileño en el comunicado del equipo. "Estoy orgulloso de todo lo que hemos conseguido juntos en IndyCar, y ahora estoy concentrado en ayudar a desarrollar el ARX-05 para intentar ganar las 24 horas de Daytona y el IMSA".

No obstante, este movimiento no supondrá el fin definitivo de su carrera en IndyCar. Sus tres victorias en las 500 millas de Indianápolis (2001, 2002 y 2009) le mantienen a un triunfo más de convertirse en el cuarto piloto en ganar la carrera por cuarta vez y, tras rozar la victoria dos veces en los últimos cuatro años, seguirá en busca de ello compitiendo en la carrera el próximo año en un cuarto coche para Penske, que no tendrá ocupante el resto del año: "Esta carrera es muy próxima a mi corazón, e intentar ser el cuarto tetraganador es algo que quiero conseguir en mi carrera. Hemos estado muy cerca estos últimos años y, con este equipo, sé que tendremos una gran oportunidad para intentar hacer historia". En una rueda de prensa posterior, Roger Penske confirmó que, además de la Indy 500, disputará también el Gran Premio de Indianápolis previo, y que no alineará un quinto coche para Montoya, aunque no le impedirá hacerlo con otro equipo.

Por el momento, Penske no ha anunciado cual será su compañero en el IMSA, tras confirmar hace unos meses a Montoya y Dane Cameron en uno de sus coches, pero Roger Penske, que ha agradecido su contribución histórica al equipo, confía en que hará un buen trabajo: "Hélio ha sido un miembro muy valioso del equipo durante dos décadas, y estamos deseando compartir más exitos juntos. Competidores como Hélio, Rick Mears y Mark Donohue son los que han hecho al Team Penske lo que es hoy. Esto representa un nuevo desafío para él, y sé que está entusiasmado por la oportunidad".

Castroneves llegó al máximo nivel del automovilismo americano en plena guerra entre la CART y la IRL, ingresando en la primera en 1998 tras ser subcampeón de la Indy Lights, y buenas actuaciones con equipos modestos le llevaron a Penske en el año 2000, como inesperado reemplazo de Greg Moore tras su muerte. Compitiendo durante 18 años para el equipo del Capitán, con el que se cambió a la IRL en 2002, Castroneves ha sumado 30 victorias, 89 de sus 91 podios y 56 de sus 57 poles, siendo su último triunfo el pasado mes de julio en el óvalo de Iowa, poniendo fin a una sequía de más de tres años.

Con 344 carreras a sus espaldas, sólo Mario Andretti y A. J. Foyt han disputado más que él, y sólo Scott Dixon le priva de ser el extranjero más exitoso de la historia del campeonato. Sus tres victorias en Indianápolis, una actitud desenfadada que nunca se fue pese a sus problemas con la Hacienda estadounidense en 2009, sus efusivas celebraciones escalando vallas y su dotes como bailarín le convirtieron en la cara de la categoría en su momento más bajo de popularidad en el país, y ha sabido mantener un nivel aceptable hasta el final, llegando a pelear este año por un campeonato que se le ha resistido incontables veces. Ese barco ya ha zarpado, pero el IMSA será su oportunidad de ganar, al fin, un título. Pocos lo merecen más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente : https://www.motor.es

 

 

Modificado por última vez enViernes, 06 Octubre 2017 01:44
Valora este artículo
(0 votos)
volver arriba
Pionner


Ingresar or Registrarse

Usuario de Facebook

Usted puede utilizar su cuenta de Facebook para iniciar sesión en nuestro sitio.

fb iconConectar con Facebook

INGRESAR

Registrarse

Registro de Usuario